El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha entregado a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2018 que incluyen subidas salariales para los funcionarios, incrementos en las pensiones de hasta el 3% y rebajas en el IRPF. Según las cifras del propio Ministerio de Hacienda, este conjunto de medidas afectará a más de 13 millones de pensionistas, funcionarios y asalariados.

“Tres de cada cuatro pensionistas, que suman casi siete millones de personas, se van a beneficiar de iniciativas presupuestarias que suponen incrementos de renta superiores al 0,25% que garantiza el propio sistema de pensiones”, explica el departamento que dirige Montoro. Así, “la subida media de las pensiones de viudedad será de 450 euros al año; la de las pensiones mínimas, de 250 euros y las pensiones de hasta 12.040 euros subirán 100 euros de media“.

A ello se suma que “la rebaja en el IRPF permitirá ahorros de 440 euros al año de media para 3,5 millones de trabajadores y pensionistas que ganen entre 12.000 y 18.000 euros al año”, apunta el Ministerio. Esta modificación, sin embargo, sólo se podría aplicar para el periodo fiscal restante una vez se hayan aprobado los Presupuestos, algo que si se consigue no será antes del mes de junio. Por lo tanto, en este ejercicio el ahorro medio sería de la mitad, esto es, de unos 220 euros, mientras que en las pensiones sí se llevaría a cabo la subida íntegra de manera retroactiva.

Asimismo, el proyecto de cuentas recoge el llamado cheque guardería, que supone un incentivo fiscal de hasta 1.000 euros al año, así como el cheque familiar, que ofrece una reducción fiscal de 1.200 euros al año por cónyuge discapacitado y 600 euros al año por cada hijo que exceda el número mínimo de familia numerosa.

En el documento presentado también se “incluye el acuerdo firmado con los sindicatos de la función pública con el que el Gobierno reconoce la labor de los funcionarios en la salida de la crisis con una importante mejora salarial entre 2018 y 2020, la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y la oferta de empleo público”. Estas medidas, a diferencia de las mejoras para pensionistas y rentas medias-bajas y bajas, sí se podrían aplicar a través de diferentes decretos ley con independencia de que finalmente el Gobierno logre los apoyos parlamentarios necesarios para aprobar las PGE de 2018.

Las pensiones, el principal gasto

Con todo ello, la de las pensiones vuelve a ser, de manera muy destaca, la principal partida presupuestaria con 144.834 millones de euros. Esto supone un incremento de 5.188 millones respecto al pasado ejercicio como consecuencia de “la revalorización garantizada por el propio sistema de pensiones del 0,25 por ciento en 2018, el aumento del número de pensionistas, el incremento de la pensión media de los nuevos beneficiarios, y las nuevas medidas adoptadas en favor de las pensiones más bajas”.

El proyecto de Presupuestos también incluye la cifra final a la que ascenderá el préstamo que el Estado tendrá que realizar a la Seguridad Social: serán 15.164 millones, que se articularán a través del Tesoro Público y que supone un aumento del 50% respecto al crédito concedido en el pasado ejercicio.

Por su parte, el gasto total en gasto social, que incluye las pensiones, las políticas de empleo y los servicios sociales, rozará los 200.000 millones. Si se compara esta cifra con la de 2007, se observa un incremento de “casi 60.000 millones, lo que supone unas diferencias muy notables. Esto es lo que ha crecido en época de crisis la protección social”, ha explicado Montoro durante la presentación de los PGE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: