CÁCERES:

La facultad de Derecho acogió ayer los exámenes al CNP con 600 opositores convocados. 152 aspirantes a tres plazas de agente en la Local siguen adelante tras pasar las pruebas físicas

 

El campus universitario y el Cuartillo se llenaron ayer de aspirantes a policía. Las oposiciones para el ingreso en la escala básica del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) tenían su cita en la facultad de Derecho. Habían sido convocadas unas 600 personas para realizar la segunda prueba, de conocimientos y ortografía. Cáceres fue una de las 16 sedes elegidas. Al mismo tiempo, en la pista de atletismo de la Diputación se celebró el test físico, en cuatro pruebas diferentes, para los 293 aspirantes a una de las tres plazas de agente en la Policía Local. Se presentaron 180 y quedan en liza 152. El próximo examen será el de conocimientos, el martes en el instituto Norba Caesarina.

Los aparcamientos al completo y los limpiaparabrisas de los vehículos colapsados por la publicidad de las academias. «Llevo repartidos 128 folletos ya», relataba a primera hora uno de los repartidores. Mientras, los futuros agentes calentaban en el campo de rugby del Cuartillo. Uno de ellos, Pablo Trujillo, militar, formaba parte del grupo 2, el de los que tenían entre 25 y 29 años. La organización distinguió entre cinco bloques, de los más jóvenes (de 16 a 24) a los más veteranos (de 40 o más). «Están muy bien organizadas las oposiciones. Por lo que yo veo, mejor que en otros municipios», relataba Trujillo. Las pruebas físicas estaban segmentadas. Por edades y sexo. Se medía la potencia de brazos con un balón medicinal de tres kilos que, por ejemplo, un joven de 20 años debía lanzar a 9 metros. Para otro de 40 la distancia mínima se quedaba en 7.90. En el caso de dos mujeres de esa edad, 6.50 y 5.30 metros, respectivamente.

 

 

Manuel Rodríguez, de 39 años y natural de Badajoz, llegó a Cáceres con amplia experiencia. Ya ha pasado por oposiciones similares en Zafra, Los Santos de Maimona, La Zarza, Fuente de Cantos o Fuente del Maestre. «Son las primeras que se hacen por edades y el desarrollo es bueno. Con todos los que somos van muy rápido», relataba mientras sus compañeros trataban de correr los mil metros en el tiempo fijado. 3.45 era el mínimo para los hombres más jóvenes.

Las otras pruebas fueron de velocidad (50 metros) y potencia de piernas (salto de longitud). Los sindicatos supervisaban detalles con una esperanza, que dé tiempo a la celebración de los exámenes que faltan antes de que se inicie el curso en la Academia de Seguridad de Extremadura, en enero. «Tres plazas son pocas. Cáceres necesita al menos otros 40 agentes. 27 pasan a segunda actividad», recuerda Marcos Durán, de UGT. En labores de coordinación el nuevo jefe. Benedicto Cacho tomará posesión en una semanas. «Están siendo unas pruebas modélicas. En Cáceres podemos hacer las cosas bien», opinaba.

Elena Romero fue una de las que pasó el corte. «Vengo con menos tensión por ser ya policía, pero tengo mi plaza en Mérida y quiero cogerla en Cáceres. Me he preparado a conciencia». Sergio Paramio, un joven de Villanueva de la Sierra, estaba a unos metros de allí. Su examen a policía nacional fueron 100 preguntas en un máximo de 8 minutos de ortografía y otras 100 en 50 minutos de conocimientos.

«Creo que bien, pero ya veremos», resumía. Son 3.201 plazas en toda España. Este joven de 23 años formó parte de la legión de opositores que tomó ayer el campus y el Cuartillo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
contador de visitas