Disminuir el estrés en el estudio

 

¿Estudias? ¿Trabajas? ¿Estudias y trabajas? ¿Estudias, trabajas y cuidas a tu familia? Sea cual sea tu caso, a continuación te damos 10 consejos que pueden ayudarte a disminuir el estrés y mejorar tu bienestar:

  1. Planifica y prioriza: Todo no es igual de importante, seguro que al cabo del día has dejado muchas tareas sin hacer y no ha sucedido nada. Si este es tu caso esta tarea que todos los días te propones hacer, lo único que consigue es estresarte, a pesar de no ser imprescindible.
    Consejo: Escribe todas tus tareas y numéralas según su importancia. Planifícalas día a día y asígnales tiempo. Una vez hechas, anota al lado de cada una el tiempo real que has invertido en su ejecución y tenlo en cuenta para ajustar más los tiempos la próxima vez. Ve tachando las que quedan finalizadas.
  2. Las tareas, de una en una: Las personas no somos multitarea, no estamos preparados para hacer dos cosas a la vez, a no ser que una de ellas esté automatiza. Si empiezas mil cosas y no consigues acabar ninguna, céntrate, ya que ver cómo al finalizar el día quedan muchas tareas sin hacer, te va a generar un gran estrés y sufrimiento.
    Consejo: “Una cosa detrás de otra”. Si por las peculiaridades de tu trabajo tus tareas quedan interrumpidas, no pasa nada, pero toma conciencia de este hecho y cuando lo detectes haz dos respiraciones y vuelve a la tarea anterior. No inicies la siguiente hasta que la primera quede finalizada.
  3. Si tienes algo pendiente, hazlo ya: Aunque nadie en el mundo lo supiera, bastará con que tú sepas que hay algo que debes hacer y lo vas demorando, para que perturbe tu interior. Esta tarea no resuelta es tu estresor.
    Consejo: Si tienes una llamada pendiente, hazla hoy. Si siempre te saltas un tema en el estudio o evitas hacer ese informe en el trabajo, asígnale tiempo e inclúyelo en tu lista de tareas. No la saques de la lista hasta que esté finalizada.
  4. Si te cargas de tareas, busca la causa: ¿Es porque no sabes delegar?
    Consejo: Entonces, empieza a confiar en los demás, verás que otros pueden hacerlo igual e incluso mejor que tú. Tus reparos desaparecerán cuando acabe el día y veas que todo está hecho.
    ¿Es porque no sabes decir que no?
    Consejo: Trabaja tu asertividad y empieza a practicar en las cosas pequeñas. Si eres de las personas que llegan a casa con los productos que te ofrece la cajera en la línea de cajas del supermercado, empieza a practicar con ella. Verás que basta con un “No, gracias, en otra ocasión” ¡Y no pasa nada!
  5. Sé bueno contigo, prémiate: Cuídate como cuidarías a tu propio hijo.
    Consejo: Cuando consigas acabar esa tarea que tanto te costaba o cuando por fin consigas estudiarte ese tema tan complicado, hazte un regalo. No tiene que ser costoso, puedes regalarte un paseo, o quince minutos de relax o una revista, etc.
  6. Si estás desconcentrado o nervioso, respira: La respiración nos acompaña desde el momento de nuestro nacimiento y es la última que nos abandonará. Controlar la respiración te ayudará a recobrar la calma en los momentos difíciles.
    Consejo: Puedes hacer prácticas de respiración 10 o 15 minutos al día. Toma aire y expúlsalo lentamente, como si llevaras una pajita en la boca. El tiempo de espiración será el doble que el de inspiración. Poco a poco podrás aumentar los tiempos, atendiendo a tu capacidad pulmonar.
  7. Cuídate: Solo tienes un cuerpo que te acompañará hasta el final de este viaje, no lo maltrates, mímalo y escucha las señales que te envía. Si tienes contracturas, cuida tu postura, busca qué las origina y corrígelo.
    Consejo: Descansa lo suficiente y cuida tu alimentación, es el motor de tu cuerpo.
  8. El cuerpo está hecho para moverse: Practica ejercicio, ganarás salud.
    Consejo: No es necesario que te conviertas en un deportista de élite, si no te gusta, bastará con que dediques un tiempo a caminar y cambies algún hábito como bajar del autobús una o dos paradas antes de llegar a tu destino o no usar el ascensor.
  9. De lo negativo, cuanto más lejos, mejor: Evita a las personas negativas, esas que ante un proyecto nunca lo ven claro o ante un viaje imaginan infinidad de calamidades; o esas a las que no les alegran los triunfos de los demás. Estas personas, lejos de aportarte algo, te roban la energía y frenan tus proyectos.
    Consejo: Puedes alejarlos cambiando de conversación o contestando con monosílabos. Este tipo de personas busca nuevas víctimas si no consiguen sus objetivos.
  10. Disfruta de tiempo libre: Cierra los ojos, y piensa en ti cuando eras niño. ¿Cuál era la actividad que más te gustaba? ¿Qué era lo que te encantaba? Ese tiempo de disfrute pleno es el que debes recuperar.
    Consejo: Guarda todos los días, por lo menos 60 minutos para ti, para lo que tú quieras. Si quieres tumbarte en el sofá y ver cómo pasa este tiempo, hazlo, es tuyo. La vida está hecha de tiempo, y queramos o no, se gastará, de ti depende cómo lo vas a utilizar

 

A continuación te mostramos un pequeño vídeo en el que Sandra López, neuropsicóloga de la Asociación Ictus de Aragón, AIDA, nos ofrece pautas sencillas para combatir el estrés.

 

Consejos para afrontar el estrés

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
contador de visitas